Mi propósito para la creación de este Blog es llegar con mi afición a otros aficionados avicultores y aportar mis experiencias personales en este apasionante mundo en el que llevo muchos años.

miércoles, 5 de agosto de 2009

La sustitución de los huevos durante la puesta (II).

En resumen, que no siempre hay testosterona en la yema del huevo, que además no siempre aumenta su concentración conforme se desarrolla la puesta y por ultimo, que aunque exista esta testosterona no implica que las nidadas se igualen en peso.
Personalmente si pienso que la presencia de testosterona supone que tal vez a nuestros ojos si diferenciemos aquellas madres mejores o peores criadoras por sacar cinco pollos de cinco o solo tres de cinco. Así que las hembras que tienen la facultad de añadir testosterona a la yema del huevo son en teoría mejores criadoras, si seleccionamos sus hijos continuaremos teniendo buenas criadoras, pero si criamos con nodrizas nunca sabremos cual es la buena o mala criadora y además estaremos tal vez haciendo una selección negativa sobre este carácter posiblemente hereditario.
La siguiente pregunta es, ¿Cómo guardamos estos huevos sustituidos?. Pues en un lugar reservado de la luz, sin poca o mucha humedad y a una temperatura entre 15 y 25 ºC, temperatura normal en nuestros criaderos en la época de cría. Se deben colocar en recipientes grandes donde sea fácil dejarlos y cogerlos. En estos recipientes se utilizara un sustrato libre de parásitos y plagas, blando y que no presente aristas que puedan dañar la cáscara del huevo. Los mejores son el algodón, el serrín o las virutas de madera. Sin olvidarnos de ciertas semillas que siempre tenemos mano como nabina o mijos, evitando el alpiste, avena, etc.
Una nueva pregunta seria ¿Cómo los colocamos sobre este sustrato?. Norberto F. Irazoqui recomienda colocarlos con la cámara de aire hacia abajo, otros dicen que al contrario y por ultimo algunos como yo simplemente los dejamos de costado rotándolos 180ª sobre su eje cada 24 horas. Como ya he citado, N. Irazoqui indica que lo ideal es colocarlos con la cámara de aire hacia abajo para evitar que la yema se pegue a la cáscara, no habiendo así necesidad de voltearlos o rotarlos. Es curioso que la norma sanitaria de envasados de huevos exija todo lo contrario para mantener su frescura, la cámara de aire hacia arriba. Colocando la cámara de aire para abajo es verdad que se evita que la yema se pegue a la cáscara, pero según el mismo autor esto solo ocurre a partir de 4º día de almacenamiento.
Yo los coloco de costado como ya he dicho pues pienso que es su postura natural en el nido y los volteo o giro 180º sobre su eje mayor una vez al día.
No obstante creo que la colocación del huevo es algo que no nos debe obsesionar.
Otra cuestión es ¿durante cuanto tiempo podemos mantener los huevos a la espera del inicio de la incubación?. No he encontrado ningún trabajo científico sobre esta cuestión, pero autores de libros sobre la cría del canario llegan a citar hasta diez días máximo, siendo lo aconsejable cinco para el canario, yo guardo hasta ocho los del diamante mandarín con buenos resultados.
La sustitución de los huevos durante la puesta es una práctica de manejo no necesaria o imprescindible. Pero podría estar indicada en las segundas nidadas para proteger los huevos de accidentes y daños causados por la anterior nidada. La sustitución en la primera nidada no tiene mucho sentido si no se sustituye la totalidad de la puesta y no solo los dos o tres primeros huevos. Así que el que no tenga tiempo de realizar esta practica no se vera perjudicado en la cría salvo que se trate de la segunda nidada. Además los últimos pollos en nacer en todos los casos por mucha testosterona que tengan y por mucho que pidan de comer, siempre estarán más retrasados compensando este retraso mas adelante en la mayoría de los casos. Y al final siempre debemos tener en cuenta que el número de pollos de una nidada depende de la calidad reproductiva y criadora de sus padres.

3 comentarios:

Juan Gabriel dijo...

Bueno, me alegra ver la 2ª parte, ya que al comparar lo que escribes con el comentario que puse en la primera, veo que el criterio de selección que uso es correcto.

Saludos
Juan

José Ramón Menéndez Pérez dijo...

Bueno, lo correcto para unos no lo es para otros, puede haber criadores dispuestos a sacrificar ciertos aspectos de selección por tal de triunfar en otros objetivos. No obstante quizás deberíamos priorizar en la selección del Raza aquellos valores, caracteres o atributos que desde siempre y en primer lugar se le han alabado. La prolificidad y la fertilidad.
Un saludo.

Juan Gabriel dijo...

Si José Ramón, asi es, pero la productividad la ves a largo plazo.De la otra forma, no hay forma de poder predecir el comportamiento de las futuras madres noveles, con una probabilidad baja de fallo en el compartamiento supuesto.Y si es fundamental seleccionar la prolifidad y fecundidad en el raza.

Saludos

Juan