Mi propósito para la creación de este Blog es llegar con mi afición a otros aficionados avicultores y aportar mis experiencias personales en este apasionante mundo en el que llevo muchos años.

sábado, 11 de septiembre de 2010

¿Es conveniente la consanguinidad?.

No es fácil contestar la pregunta, pero hay que tener en cuenta que si un criador desea fijar unos caracteres y obtener buenos pájaros y de aspecto o fenotipo uniforme es necesario cierto grado de endogamia. Y esto es así porque una raza pura o una linea homocigótica no puede obtenerse por otros medios, la selección sola no basta. Muchos de nosotros lo que hacemos es seleccionar un tipo de padres que presenta fenotipos buenos y similares y el resultado es algunos descendientes, no todos, que tienden a parecerse a los padres. La endogamia es necesaria para "fijar los caracteres que con tanta perseverancia se han estado seleccionando". Así que ya esta contestada la pregunta, no es buena, pero es necesaria.
Pero no todos nosotros debemos basar la cría en la endogamia, lo primero es seleccionar y cuando hemos llegado a un alto grado perfección en los fenotipos o adecuación al estándar es cuando debemos criar solo con esos escasos individuos en endogamia. Por ello la mayoría de nosotros lo que tenemos que hacer es seleccionar y unos pocos, los criadores campeones y con sello en sus fenotipos son lo que deben usar la endogamia para consolidar los resultados obtenidos. Esta es la filosofía simple y pura de la reproducción: la selección debe suspenderse y la endogamia iniciarse cuando el criador lo considere oportuno porque ha alcanzado un alto grado de homogeneidad y excelencia en sus productos.
Hoy día todos los criadores hablamos de que tenemos LÍNEAS DE SANGRE propias y que por supuesto son muy buenas, usamos este termino con cierta ligereza ya que en realidad lo que tenemos es una serie de pájaros emparentados. Pero si uno de nuestros pájaros da ciertos éxitos ya describimos a este individuo como el origen de una linea. La linea de sangre no se basa en un pájaro sino en un criador que en todos sus productos deja rasgos únicos e inconfundibles y por lo tanto es el fruto de muchos años de cría y selección con cierto grado de consanguinidad. Por ejemplo, cualquier taurino diferencia un Vitorino o un antiguo Pablo Romero del resto de los toros de lidia y del mismo modo hay criadores de Raza Española que sus pájaros se identifican con cierta facilidad, por sus virtudes o defectos.
Una de las pegas que se le pone a la endogamia es que produce anomalías, la popular DEPRESIÓN CONSANGUINEA. Lo cierto es que la probabilidad de que por consanguinidad se de un carácter anómalo es muy frecuentemente exagerada. Ya que la consanguinidad en sí no puede inducir anomalías; aunque puede suscitar la aparición de cualquier anomalía latente en el criadero. Así que si nosotros no tenemos anomalías latentes difícilmente aparecerán defectos de este tipo, pero sí se fijaran los caracteres no deseados del fenotipo como lo harán los deseados. El cruce de nuestros pájaros con otros de fuera puede dar lugar a la introducción de genes indeseables que se mantendrán latentes mientras que nuestra cría sea no consanguinea. Por otro lado en la consanguinidad la situación es diferente puesto que tiende a "destapar" los genes recesivos indeseables, y por tanto revela las anomalías latentes. Así que la endogamia puede ser una acción purificadora ya que eliminaremos esos individuos de nuestro criadero. No obstante, la aparición aleatoria de una anomalía es infrecuente e imprevisible y no debe confundirse con la DEPRESIÓN CONSANGUINEA. Por ejemplo, muchos criadores achacan ciertos defectos de los Raza a la consanguinidad, cuando en realidad es fruto de su excesiva intensidad en la pluma. Las calvas de los intensos en homocigosis, hay que tener en cuanta que la intensidad es una variable continua y no dicotómica, no es DEPRESIÓN CONSANGUINEA, es un problema de selección y no de consanguinidad.
Con frecuencia la endogamia produce un decaimiento de la fuerza vital de los reproductores. Como la consanguinidad disminuye la frecuencia de heterocigotos, tiende a desenmascarar estos genes recesivos indeseables. La pérdida de energía vital se debe a la homocigosidad creciente. El efecto simultáneo de varios genes indeseables, produce en un animal de aspecto enfermizo sin motivo aparente, con retraso en el crecimiento y menos activo que sus hermanos y con predisposición a las enfermedades. Hay que tener en cuenta porque es muy importante que la DEPRESIÓN CONSANGUINEA no se presenta en todos los descendientes de una pareja endogámica, ni siquiera en todos los integrantes de una nidada, solo en individuos aislados. Solo tras muchos años de cría de una Linea Endogámica, en la que hay un cruzamiento entre parientes generación tras generación, irán surgiendo homocigotos recesivos para muchos alelos de todo tipo, incluso letales, por lo que cada vez los individuos serán más débiles, menos fértiles y las líneas más difíciles de mantener. Lo bueno desde el punto de vista global de la población de individuos es que estas linea se perderán, de manera que tras sucesivas generaciones de endogamia forzada algunas lineas no tendrán letales.
En resumen, que la mayoría de nosotros, criadores de base, lo que tenemos que hacer es selección sin pensar en consangunidades hasta alcanzar un grado de excelencia como el que tienen esos pocos escogidos de ganar todos los concursos importantes. Y solo estos últimos, los campeones, serán los que deban buscar en base a tres o seis parejas por LINEA una consanguinidad para la fijación de esos excelentes animales. Pasado un tiempo esos lineas consanguineas manifestaran si en ellas hay genes indeseables en homocigosis. Estas lineas impuras las tendrán que eliminar este criador campeón y siempre les quedara una que no presente este problema de DEPRESIÓN CONSANGUINEA. En base a esta LINEA CONSANGUINEA carente de letales deberá desarrollar su cría y tener mucho cuidado de no introducir genes extraños para que con ellos no entren los indeseables y causantes en homocigosis de la DEPRESIÓN CONSANGUINEA.

9 comentarios:

Juan Gabriel dijo...

Si señor, así es, ese es el procedimiento a seguir. Muchos achacan las calvas a la consanguinidad, y no tiene nada que ver..............

Armindo Tavares dijo...

Olá,
Muito bom este ártigo. Enhorabuena!
Saudações ornitófilas,

José Ramón Menéndez Pérez dijo...

En realidad es una idea que tengo desde hace tiempo, la cría consanguinea es para los mejores, los demás con pájaros casi del montón lo único que tenemos que hacer es seleccionar. Y ademas la cría consanguinea emprendida con varias lineas basadas en individualidades no siempre terminan en DEPRESIÓN CONSANGUINEA.
Y efectivamente muchísimos criadores confunden un exceso de mutación intensiva o una mala cría y manejo con problemas de DEPRESIÓN CONSANGUINEA.
GRACIAS, por leer el blog y dedicar parte de vuestro tiempo de ocio, si luego es bueno o malo el texto, es secundario.

Juan Gabriel dijo...

Hace tiempo, leí que un criador italiano de Nortes partió de unas 12 parejas, durante diez años o más, no recuerdo exactamente, no introdujón ningún sujeto nuevo en el criadero. Acoplaba sin tener en cuenta el grado de parentesco ni nada, y los resultados siempre fueron satisfactorios, sólo se limitaba a eliminar el producto que saliera malo, o con taras, que según el criador eran los menos.Cuando he leido la idea que has escrito, se me vino a la cabeza lo que este criador de nortes escribió.

José Ramón Menéndez Pérez dijo...

Juan, esa es una de las ideas que quiero trasmitir. Si parto de un animal y alcanzo grandes consanguinidades en una población cerrada y aparece la DEPRESIÓN CONSANGUINEA es porque hay homocigosis. Ese gen tambien esta en poblaciones no consanguineas y allí se mantiene al no existir consanguinidad u homocigosis. Lo bueno es que en consanguinidad eliminas los individuos que tienen estos genes indeseables mas rápidamente y al final tienes una población muy homocigotica de caracteres deseables. Por eso es muy importante cuando trabajamos una linea no introducir NUNCA individuos de otra población, porque nos hacen dar pasos atrás. Y eso lo hacemos cada dos por tres todos los criadores, el secreto es partir de unos excelentes individuos desde el punto de vista del estándar y no introducir nunca nada nuevo, solo selección y mas tarde consanguinidad.

raza pio dijo...

No estoy de acuerdo que un buen pajaro foraneo,introducido en la linia que ya nos esta
dando buenos resultados,nos retrase el trabajo,si que pasa que sale mucha chatarra,pero tambien es cierto que salen media docena de pajaritos que heredan lo mejor de los dos y que son excepcionales para concurso y para trabajar.

José Ramón Menéndez Pérez dijo...

Introducir un pájaro extraño a la población cuando se trabaja con selección, no es malo y puede ser hasta bueno. Pero si eres de los que están ya arriba y crían en consanguinidad con individuos campeones, es un suicidio. Ya que vuelves al principio porque los descendientes tendrán un 100% de heterocigosis o lo que es lo mismo, una consanguinidad cero y los genes fijados buenos o malos se pierde.
Un saludo Razapio.

Juan Gabriel dijo...

Introducir un pájaro con buenas características, procedente de otro criadero, en tu propia línea se tiene que hacer con muchísimo cuidado, seleccionar algún que otro hijo de áquel, y si quieres permanecer en tu línea, eliminar el sujeto que entró, y trabajar con cruces endogámicos lo seleccionado. Los mejores productos se obtienen con trabajo en consanguinidad estrecha. Yo incluso he acoplado hermanos, ambos de muy buenas características, siempre los productos obtenidos de estos cruces en estrecha consanguinidad, tienes la garantía de que son sujetos muy homocigóticos con la capacidad de transmitir las características que estamos observando...............

raza pio dijo...

Gracias a los dos por vuestros
consejos,los tendre en cuenta.
UN SALUDO.